29 abr. 2009

Carondio, Gargalois y Prado Roque

Ruta: ERMITA DE SAN ROQUE - ENTRERRÍOS - PICO CARONDIO - PICO GARGALOIS - PICO PRADO ROQUE (Sierras de Carondio y San Roque).
Aproximación: Partimos del pueblo de Doiras, situado en la AS-12 (Navia - Boal - Illano), carretera que se empezó a construir con el inicio del siglo XX. Más abajo del pueblo, a 33 kms de Navia, tomamos la desviación (BO-3) que atraviesa el muro del embalse construido por Electra del Viesgo entre 1929 y 1933. Primer embalse de la ruta del kilovatio. Soslayamos las desviaciones a la izquierda hacia Silvón y Villar.
Dejamos las indicaciones hacia los pueblos de: Bullaso, Lantero y Bustelo. Atravesamos el pueblo de Sarzol y a poco de dejarlo atrás, encontramos la desviación que, por la izquierda, nos sube hasta el pueblo de Navedo, situado a 23 kms de la capital municipal.
La pista de subida a la ermita de San Roque parte hacia arriba unos trescientos metros antes del pueblo. Kilómetro y medio de pista en buen estado, apta para todo tipo de vehículos. Al final, la ermita de San Roque (760 m), punto de arranque de nuestra excursión.
Localización: El inicio de la ruta se hace en el concejo de Illano, en la campa Campillín ya tocamos Villayón. En la cumbre final, Prado Roque, pisamos también el concejo de Boal.
Las cumbres marcan territorio según se describe a continuación: el pico Gargalois está situado entre Illano y Villayón, en un área geológica de cuarcitas y pizarras, techo de Illano. Pico Prado Roque se encuentra en la unión de Villayón e Illano con Boal, es considerado punto más elevado del último. Pico Carondio se encuentra en el concejo de Villayón, del que es su máxima cota, tiene una situación muy cercana a los límites con Allande e Illano.
Desnivel: 761 m.
Ermita de San Roque (760 m) - Pico Carondio (1221 m) 461 m.
Campa Entrerríos (925 m) - Pico Gargalois (1165 m) 240 m.
Prado Roque (1104 m) - Pico Gargalois (1165 m) 60 m.
Tiempo: 4h 20’. Ermita de San Roque 50’ Campa Entrerríos 40’ Pico Carondio 40’ Campa El Campillín 45’ Pico Gargalois 20’ Pico Prado Roque 1h 5’ Ermita de San Roque.
Descripción: La salida de esta ruta es un poco peculiar ya que se realiza por un cortafuego en medio de un pinar justo por encima de la ermita de frente hacia arriba, como si fuera un tiralíneas. La trayectoria recta muere en un buen camino transversal después de que los pinos se quedan atrás y la ladera se descubre.
Puestos los pies en el camino, giramos a la derecha para continuar el cómodo acercamiento a los collados intermedios de las sierras de Carondio y San Roque: campa El Campillín y campa Entrerríos, ambos cercanos, a menos de diez minutos, y separados por una pequeña colina.
Vamos dando vista a los pueblos de Navedo y Herías. El camino gira a la izquierda por encima de una cabaña mal conservada y llega a la fuente del Penedo Redondo, al lado de otra casería. Cinco minutos más y llegamos al primer collado: campa El Campillín (928 m), cuarenta minutos desde la ermita.
El camino que bordea la pequeña colina sale a la derecha, hacia oriente, y llega hasta la otra collada: campa Entrerríos (925 m), donde vemos el dolmen cercado por una valla de madera.

El dolmen de Entrerríos también es conocido como lastra da Filadoira o losa de La Hilandera. La leyenda cuenta que la piedra fue transportada por una hilandera sobre su cabeza mientras hilaba. Le falta un ortostato. Su techo tiene cuatro orificios a modo de pocillos que servían para hacer ofrendas funerarias.
Siguiendo la misma dirección, subimos la ladera contigua. Evitamos las zonas de vegetación más copiosa y así llegamos fácilmente a la cumbre del pico Carondio. Encontramos un vértice geodésico y un buzón colocado por el G. M. Peña Furada de Navia el 21-8-87. Desde el altozano, el golpe de vista se encuentra con el cercano pico Agudo y el dominante Mulleiroso. También hay una interesante observación hacia el valle de Castanedo en Villayón, el cual se prolonga hasta Navia.
Regresamos por el mismo itinerario hasta la campa El Campillín. Allí, rumbo a occidente, remontamos la ladera y nos ponemos a caballo de la sierra. Poco a poco, si alejarnos del cumbral, avanzamos hasta encontrar el vértice geodésico del pico Gargalois. La parte alta de la sierra es de fácil recorrido, vegetación escasa y orientación sencilla, lo que hace que encontremos la cumbre sin ningún problema. Si seguimos con la vista en la misma dirección que traíamos, podemos otear la cumbre de Prado Roque a poca distancia. Hacia ella nos encaminamos. Prado Roque es una cumbre de roca escarpada a la que precede un cierre de piedra. Para llegar a su base perdemos continuamente altura y al final, tras un pequeño remonte, llegamos al pico.
Para regresar al coche, subimos de nuevo hasta el pico Gargalois, avanzamos por la sierra hacia atrás hasta que llegamos a ver el emplazamiento de la antigua braña de Sarzol, la ermita y el pinar. Con el punto de referencia en la retina, sólo tenemos que bajar hacia la derecha por la ladera e ir a morir al camino transversal que utilizamos en la salida de la ruta. El cortafuego nos baja hasta la ermita de San Roque. Fin de la ruta. Fotos: Ermita San Roque / Dolmen Entrerríos / Campillín y Gargalois / Carondio d. Gargalois / Prado Roque d. Gargalois.

14 abr. 2009

Torreón de Villamorey

Localización: Sobrescobio.
Aproximación: En Rioseco, tomamos la carretera con dirección a Soto de Agues. A 1 Km, llegamos a Villamorey. Su plaza tiene una pequeña capilla que sirve de arranque a la vía verde que vamos a recorrer. Acceso: Bien señalizado como sendero local SL SC-01. Atravesamos el pueblo siguiendo las marcas amarillas y blancas pintadas en la cercanía de hórreos y paneras, la senda verde es de trazado ancho y buen piso, entre prados y con ligera pendiente. Así llegamos al primer gran mirador donde rebasamos el espolón y el ancho del camino disminuye. Ya se avista el torreón. Espléndido paisaje, bosques de cataño y rebollo nos acercan al final de la senda verde (1,5 Kms / 40’aprox). Queda, para los más inconformistas, descender un tramo de bosque con la senda menos definida hasta coronar el peñasco donde se ubica el torreón de Villamorey. Damos vista a la depuradora y el muro de la presa. La transformación del paisaje tiene un buen ejemplo aquí, en el torreón que fue habitado por los caballeros de la Orden de Santiago. Fotos: Senda y Torreón.

8 abr. 2009

Los Fontanes

Ruta: TUIZA DE ARRIBA - LOS FONTANES (Macizo de Ubiña).
Aproximación: A Tuiza de arriba se llega tomando un desvío a la derecha en el kilometro 17 de la carretera que asciende desde Campomanes al puerto de La Cubilla (LE-8).

Localización: La primera parte de la ascensión se realiza por el concejo de Lena, la segunda, a partir del Forqueta del Portillín, por el concejo de Quirós. Los Fontanes son de Quirós.
Desnivel: 1207 m. (Tuiza 1210 m / Fontán norte 2417 m).
Tiempo: 5h 45’. Tuiza 45’ Meicín 1h 10’ Forqueta del Portillín 1h Horcada del Fontán 10’ Fontán sur 10’ Fontán norte (Total subida 3h 15’). Bajada hasta Tuiza 2h 30’.
Descripción: Salimos por la parte alta del pueblo de Tuiza de Arriba (1210 m), es un camino bien marcado que sube por un valle hacia el occidente y que ya, traspasada una portilla, entra de lleno en los puertos del Meicín, culminando la primera parte de la andadura junto al refugio (1545 m) donde también podemos aprovisionarnos de agua para el resto de la ascensión.
El tramo siguiente es la subida hacia la Forqueta, hacia el noreste, es una pronunciada subida que pasa al lado de la fuente de Bachao y sube zigzagueando por un sendero que se agarra al paso, entre el Portillín occidental y el Canalón Oscuro, llamado Forqueta del Portillín (2065 m).
La vista de los joyos de Cueva Palacios culmina en la parte opuesta con los dos Fontanes que cierran un arco compuesto por Los Portillines, Siete y Pasu Malu. La Forqueta, donde nos encontramos, está integrada en la divisoria entre Lena y Quirós que baja desde El Siete.
Continuamos por un largo pedrero que va dejando atrás las cumbres anteriormente citadas, hay que intentar subirse en cuanto se pueda a la parte alta más arrimada a las peñas, sobre todo una vez dejada atrás la pasada del Siete ya bajo los roquedos del Crestón del Pasu Malu.
Poco a poco entramos en el Canalón del Buey que requerirá de arrimarse a la izquierda para evitar la piedra suelta. Esta parte es entretenida y nos dejara en el collado anterior a Los Fontanes, Horcada del Fontán, limite con la provincia de León. La continuación se lleva a cabo por la parte trasera, por un embudo que requiere mucho cuidado sobre todo si está mojado o en invierno. Al salir a la parte alta ya vemos muy cerca el buzón del Fontán Sur (2408 m). Tras una mínima bajada y un escaso remonte llegamos al Fontán norte, techo del concejo de Quirós y a la misma altura de Peña Ubiña (2417 m).
En el descenso se puede atajar el Fontán sur e ir de frente al embudo que nos dejara en la Horcada con un destrepe que requiere de un mínimo cuidado al igual que la bajada por El Canalón del Buey en la que es necesario extremar precauciones por lo que es preciso que todos los miembros bajen lo más juntos posible para evitar que la caída de piedras pueda conllevar algún accidente. Esta ruta esta calificada en algunas publicaciones como F+.
Fotos: Subiendo a La Forqueta / Canalón del Buey / En el Fontán sur / En el Fontán norte.

3 abr. 2009

Cruz de Priena

Ruta: COVADONGA - CRUZ DE PRIENA - CAMIN DEL REY - TARAÑODIÓS - CARRETERA DE LOS LAGOS.
Localización: Cangas de Onís.
Punto de partida: Un poco antes de llegar a Covadonga, en una curva abierta hacia la derecha, donde hay un aparcamiento, vemos el sendero de salida hacia Cruz de Priena bien señalizado (Cruz de Priena, 1h 30’).

Desnivel total: 787 m. 517 m en la subida inicial (Salida 205 m / Cruz de Priena 722m). 270 m de subida añadidos en la salida por el camín del Rey hacia Tarañodiós.

Distancias: Covadonga (inicio ruta) 3 Kms Cruz de Priena 3,5 Kms Carretera de los lagos 5 Kms Covadonga. Total 11,5 Kms. Tiempos: Covadonga (inicio ruta) 1h 15’ Cruz de Priena 1h 15’ Carretera los lagos 1h 10’ Covadonga. Total 3h 40’.
Image and video hosting by TinyPic
Descripción: La salida de la ruta está bien señalizada, salimos entre bosque, y tras unas primeras revueltas, comenzamos una larga travesía hacia la derecha. Comenzamos a apreciar las primeras postales aéreas del Real Sitio de Covadonga. Llega un momento en que los jitos nos introducen un amplio zigzag del que terminamos estrellándonos al lado de una especie de fuente metida en la roca. Giramos a la izquierda y salimos a la parte alta de la conocida como Cuesta Ginés. Este buen camino que Roberto Frasinelli mandó construir, termina en la misma cumbre de la Cruz de Priena. La gran cruz y el vértice geodésico sobresalen de esta gran atalaya que atisba, con toda su grandeza, la cercanía de Picos de Europa.
Salimos del pico de frente al cordal de Cuesta Cavía (Sureste), hacia el collado Paseru. De aquí a la izquierda bajamos hacia las cabañas de Uporquera. Por encima de ellas, hacia la derecha, encontramos la senda Frasinelli o camín del Rey, de buena traza. Sube en travesía por el lomo nororiental de Cuesta Cavía, no hay pérdida. Llegamos a la cabecera del valle en el que el camino atraviesa un arroyo y sube de frente al collado de Cueva Rota, desde donde giramos a la derecha para ir a salir a la majada de Tarañodios, lugar donde ya damos vista al valle de subida a los lagos. Nos dejamos intuir por un camino que baja por la ladera, encima de los prados, y acaba saliendo a la carretera de los lagos a unos 5 Kms de Covadonga.
En nuestro descenso por la carretera pasamos por el mirador de Los Canónigos. También vemos la curva de Boferos donde está señalizada la salida hacia la vega de Orandi. Llegando a Covadonga, en una curva cerrada a la derecha, podemos recortar algo de recorrido si aprovechamos la antigua carretera de los lagos que pasa al lado del cementerio y deja otra subida hacia Orandi, antes de llegar a la explanada del Real Sitio. Finalmente el circuito se cierra en el mismo lugar donde iniciamos la ruta.
Fotos: Cruz de Priena / Covadonga desde Priena / Subida por Cuesta Ginés.
Texto extraído de LA NUEVA ESPAÑA, artículo titulado “La cruz de Covadonga es Avilesina” (E. Campo 15 de octubre de 2008).
Una cruz de madera coronaba hace décadas el monte Priena, situado sobre el Santuario de Covadonga. Desde 1963, sin embargo, un emblema metálico ocupa ese lugar: es la «Cruz de Pelayo», instalada por el grupo de montaña Ensidesa. La paternidad avilesina de la estructura no queda ahí: la idea de instalarla surgió del entonces párroco de Llaranes, José Espina, que reparó la falta de la cruz de madera, partida por un rayo. Él mismo fue el que realizó el diseño. A partir de ahí la cruz fue tomando forja, con el apoyo de los feligreses y del grupo de montaña Ensidesa, al que llegó de la mano de Fran Lorente, responsable de los grupos sociales de la fábrica. Tubos procedentes del desguace de barcos fueron la materia prima con la que se construyó la estructura, que después se imprimó con pintura de aluminio. Una vez que estuvo preparada, se organizó una multitudinaria peregrinación a Covadonga, en la que participaron más de 200 personas repartidas en seis autocares. Tres días antes de su llegada, que se efectuó el 26 de mayo, un grupo de montañeros llegó hasta los santos lugares para subir la cruz metálica, dividida en piezas, hasta la cima. En la ascensión se emplearon varios mulos, que subieron por el camino de la parte posterior del monte, accesible para los cuadrúpedos. Una vez arriba armaron la cruz sobre una base de hormigón, realizada a tal efecto. El día 26, como estaba previsto, llegó la delegación avilesina, después de salir de Llaranes a las siete de la mañana y hacer una parada de media hora en Villaviciosa. Consta en las actas que el precio del viaje era 100 pesetas por cabeza. Nada más llegar, a las once, misa en la cueva de la Santina y, después, ascensión hasta el monte Priena, donde se elevó majestuosa la cruz. Sus medidas son significativas: siete metros de altura, 4,75 de anchura de sus brazos, con un peso aproximado de 700 kilos. El coste de la cruz, unas 15.000 pesetas, fue aportado por los feligreses de Llaranes y por los socios del grupo de montaña, tal y como consta en la placa de metal que lleva la cruz al dorso. Y allí se quedó la estructura metálica, presidiendo el valle de Covadonga. Antes de que los avilesinos dejaran el Priena, el cura, José Espina, echó la bendición. A su vez, el Cabildo de Covadonga presupuestó 7.000 pesetas para instalar un pararrayos en la cruz.

2 abr. 2009

Sobre las tormentas

En caso de tormenta: Alejarse de pilets, crampones, bastones y demás objetos metálicos, además de aparatos con pilas. Apagar walkie-talkies y teléfonos móviles, cuyas radiaciones electromagnéticas pueden atraer los rayos. Bajarse de cumbres, crestas. Retirarse a zonas bajas no propensas a inundarse.
Tener cuidado en las cuevas, ya que por las grietas se puede filtrar el rayo. No refugiarse en la boca de una cueva ni al abrigo de un saliente rocoso, el rayo puede echar chispas a través de estas aberturas, algunas son incluso canales naturales de drenaje para sus descargas. Sólo estaremos seguros en una cueva si es profunda y algo ancha, mínimo un metro a cada lado. Colocarse tumbado en una pedrera, ya que el agua pasa por debajo y las piedras hacen que no entres en contacto directo.... No correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, esto es muy peligroso. Creamos una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.
No refugiarse debajo de un árbol o una roca o elementos prominentes solitarios. Un árbol solitario por su humedad y verticalidad aumenta la intensidad del campo eléctrico. En cambio un bosque aunque sea pequeño (no un grupo de árboles) puede ser un buen refugio cobijándonos debajo de los de menor estatura.Alejarse de objetos y elementos metálicos como; vallas metálicas, alambradas, tuberías, líneas telefónicas e instalaciones eléctricas, raíles de ferrocarril, bicicletas, motocicletas, maquinaria, etc. La proximidad con grandes objetos metálicos es peligrosa incluso cuando no se esta en contacto con ellos, ya que la onda de choque producida por el rayo calienta sobremanera el aire lo que puede producir lesiones en los pulmones.
Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf. En estas zonas sobresalimos bastante del terreno y nos convertimos en pararrayos.Aislarse del suelo y del contacto con charcos o zonas mojadas. Salir inmediatamente y alejarse de ríos, piscinas, lagos, el mar y otras masas de agua.
Alejarse y no refugiarse en pequeños edificios aislados como graneros, chozas, cobertizos...las tiendas de campaña tampoco son seguras.La posición de seguridad mas recomendada es colocarse quieto de cuclillas, lo mas agachado posible. Esta posición nos aislará bastante ya que no sobresalimos mucho sobre el terreno tocando solo el suelo con el calzado que según su material nos aislará mucho más.
Podemos sentarnos o tumbarnos sobre un objeto o material seco y aislante para estar más cómodos, incluso sobre la mochila si no tiene armazón metálico.
Si notamos cosquilleo en el cuerpo, se nos eriza el cabello, o vemos brillar y echar chispas un objeto de metal HAY QUE ECHARSE AL SUELO INMEDIATAMENTE porque la descarga de un rayo es inminente.Si se va en grupo es aconsejable dispersarse unos metros y adoptar las posiciones y precauciones de seguridad, en caso de ir con niños para evitar el pánico o el extravío mantener contacto visual y verbal con ellos. Si un rayo afecta a una persona las demás en contacto pueden verse afectadas por la descarga, por esto mismo también es recomendable alejarse de rebaños y grupos de mamíferos.
El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es un vehículo cerrado, un coche no descapotable, furgoneta, camión. Dentro debemos apagar el motor, bajar la antena de la radio y desconectarla, cerrar las ventanillas y las entradas de aire. Aunque caiga un rayo en el vehículo este se cargará solo por el exterior mientras que el interior quedará intacto, fenómeno conocido como "Jaula de Faraday", por si acaso de todos modos es mejor no entrar en contacto con ningún cuerpo metálico.Es totalmente falsa le creencia popular de que un rayo no cae dos veces sobre un mismo lugar.
Iglesia de Orlé (Nac)
Si nos encontramos en una vivienda, refugio o cabaña: No asomarse al balcón o ventanas abiertos para observar la tormenta. Cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire. Alejarse de la chimenea y no hacer fuego en ella o apagarlo si esta encendido. De las chimeneas asciende aire caliente cargado de iones, lo que aumenta la conductividad del aire abriendo un camino para las descargas eléctricas actuando como un pararrayos
En caso de hallarnos en un piso o vivienda, hay que desconectar los electrodomésticos, los aparatos eléctricos y las tomas de antena de televisión ya que el rayo puede entrar por las conducciones de electricidad y TV causando daños o la destrucción de estos objetos.
Una buena manera de aislarse es sentarse en una silla que no sea de metal apoyando los pies en la mesa u otra silla tampoco metálicos. Lo mejor es tumbarse en una cama o litera más aún si son de madera.

En el caso de que una persona sea alcanzada por un rayo:La descarga eléctrica no permanece en ella, se puede atender con toda seguridad.
La víctima puede tener quemaduras donde fue alcanzada por la descarga y también por donde esta salió, y en las zonas en contacto con partes metálicas. También puede tener dañado el sistema nervioso, haber perdido la visión y la audición y tener algún hueso roto.
En todo caso hay que pedir urgentemente asistencia médica y si no respira o el corazón ha dejado de latir tratar de reanimarla con los procedimientos habituales de primeros auxilios.
Hay víctimas que solo sufren pequeñas quemaduras en los orificios de entrada y salida mientras que otras llegan a la carbonización total. Adaptación sobre texto extraído del foro picoseuropa.