9 may. 2011

Buseco - Capiella Martín



ACERCAMINETO: AS-36 (Luarca - Villayón) hasta el pueblo de Belén, donde tomamos una desviación, durante 4 Kms, que llega hasta Buseco.
SITUACIÓN: Pueblo y ascensión por el concejo de Valdés. El cordal y la cumbre unen los concejos de Valdés y Tineo.
DESNIVEL: 531 m (Buseco 460 m / Capiella Martín 991 m)
TIEMPOS PARCIALES: Buseco 1h Collado Bobia 15’ Capiella Martín 1h Buseco.
TIEMPO TOTAL: 2h 15’.
DESCRIPCIÓN: Esta pequeña ruta de acercamiento al techo del concejo de Valdés se desarrolla en el área de influencia de la cultura vaqueira. Buseco es un pequeño y disperso pueblo asentado en las faldas de nuestro objetivo.
BUSECO 460 m.
Si dejamos el coche en la parte baja del pueblo, hay que zigzaguear por la carretera hasta que muere al lado de la última casa visible. Por detrás de ella, sale el camino que pasa cerca de unas cuadras y continúa con el mismo rumbo. No hay posibilidad de pérdida ya que tenemos que adaptarnos a la única y mejor senda posible. Como referencia tenemos en la parte alta un pino joven, la senda pasa a su lado.
Más tarde, nuestra ruta se acerca al primer collado. Hacia él tenemos que ascender.
COLLADO BOBIA 869 m.
En la otra vertiente podemos observar el emplazamiento de Folgueiras del Río así como la cumbre de Estoupo con su caseta característica en lo alto.
Solamente queda remontar hacia el norte la corta subida que nos deja en el techo del concejo de Valdés.
CAPIELLA MARTÍN 991 m.
Un gran jito de piedras con un pequeño buzón colocado por el grupo Ágil marca la cumbre. Se puede ver la cercanía del Estoupo, el pico El Can y la bonita torre de la iglesia del pueblo de Belén.
En el descenso, es posible atajar de frente hacia el camino de subida, pero no es muy recomendable por la incomodidad que se puede encontrar en algunos tramos debido a las cotoyas.
Fotos: Capiella Martín y Buseco d. Belén / Belén desde Capiella Martín.

 

5 may. 2011

Nogales - Jeje - Pico del Oso

Ruta: FIELATO - PICU NOGALES - JEJE - PICO DEL OSO (Cordal del Ajo).
Aproximación: Carretera AS-253 de Cabañaquinta al puerto San Isidro. Pasado Riofrío, cuatro kilómetros antes de la divisoria regional, encontramos las cabañas de Fielato, inicio de la ruta. (Fielato era el nombre popular que recibían las casetas de cobro de los arbitrios y tasas municipales sobre el tráfico de mercancías, aunque su nombre oficial era el de estación sanitaria, ya que aparte de su función recaudatoria servían para ejercer un cierto control sanitario sobre los alimentos que entraban en las ciudades. El término fielato procede del fiel o balanza que se usaba para el pesaje)
Localización: La ruta asciende por el concejo de Aller. El cordal es límite con León.
Desnivel: 795 m en la subida principal (Fielato 1278 m / Nogales 2073). Hay que añadir otros 160 m más de las subidas a Jeje y pico del Oso.
Tiempos parciales: Fielato 1h Colláu Vildosu 1h 10’ Horcada Arenal 10’ Collada Nogales 25’ Pico Nogales 15’ Jeje 30’ Collada Nogales 15’ Pico del Oso 10’ Collada Nogales 2h Fielato.
Tiempo total: 5h 55’.
Descripción:
FIELATO 1278 m
Aparcado el coche junto a la cabaña más cercana a la carretera, salimos por entre esta cabaña y la fuente hacia abajo. El camino baja a cruzar el cauce del río Braña por un reciclado puente metálico para el que se ha usado un quitamiedos de los que se colocan en las carreteras.
La ruta está bien señalizada como sendero de pequeño recorrido (PR-AS-48, ruta del Gumial), por él subimos hasta la hermosa campera de Brañarredonda, donde encontramos varias cabañas.
BRAÑARREDONDA 1350 m
Encima de la braña tenemos el picu Fuentes. Nos acercamos a la fuente ya que nos marca la continuación del sendero hasta el colláu Vildosu.
COLLAU VILDOSU 1560 m
Seguimos el marcado camino que faldea por debajo del pico Fuentes, encontramos otra fuente. Este es un punto en el que hay que estar atento a la señalización ya que el camino bueno no es el más evidente. Tenemos que coger el camino alto y bien señalizado que arranca unos metros por encima de la fuente.
Antes de llegar al circo de Fuentes podemos distinguir claramente la subida al Nogales.
En la parte baja de la campera de la braña baja de Fuentes, dejamos la ruta señalizada que baja hacia el Gumial y ascendemos por debajo de Los Castillones para buscar por su derecha la subida, marcada con jitos, hacia la horcada Arenal.
HORCADA ARENAL 1814 m
Se encuentra situada entre pico del Oso y picu Arenal. Vemos perfectamente lo que nos queda de subida principal hacia el Nogales.
Al collado Nogales se asciende por un marcado sendero.
COLLADO NOGALES 1934 m
Hacia la vertiente leonesa damos vista al puerto de Vegarada. Sólo queda ir hacia la derecha por la cumbrera para alcanzar la cumbre del Nogales.
PICO NOGALES 2073 m 6,1 Kms
Una pequeña cruz y un vértice geodésico totalmente derribado acompañan a esta cima. Es fácil continuar hacia la cercana cumbre del pico Jeje. Atravesamos el collado intermedio (2004 m) y con muy poco esfuerzo llegamos.
JEJE 2064 m
Encontramos un viejo y solitario buzón.
El camino de vuelta hacia la collada Nogales se hace por la parte leonesa, faldeando y soslayando el pico Nogales.
COLLADO NOGALES 1934 m
De la collada al sureste subimos de frente hasta encontrar el oso de metal que marca la cumbre del pico del Oso.
PICO DEL OSO 2025 m
Este es un buen complemento a una ruta que ayuda a interpretar de una forma interesante esta zona entre San Isidro y Vegarada.
Para terminar volvemos hasta el collado Nogales y retornamos al Fielato por la misma senda utilizada en la ascensión.
FIELATO 1278 m Fin de ruta.

Fotos: Nogales d. Horcada Arenal / Vegarredonda / Vegarada d. pico del Oso.






El puerto de Vegarada es, junto con el de Piedrafita de la Mediana, uno de los más "leoneses" de la Cordillera Cantábrica. La razón es bien simple: en la época en que se empezaron a trazar las vías de comunicación entre Asturias y la meseta se trazaron carreteras por la parte leonesa que llegaron a la mayoría de los "puertos" de altura. La dificultad de su continuación por parte asturiana y la decidida apuesta por las carreteras del puerto de Pajares y de San Isidro, hicieron que las carreteras que bajaban hacia el valle del río Aller desde los puertos de Vegarada y Piedrafita quedaran en el olvido, existiendo, en el mejor de los casos, una pista no asfaltada en medianas condiciones