15 jun. 2012

Altos de La Degollada - Nidos del picu Pedrosu

Ruta: ÁREA RECREATIVA DEGOLLADA - ALTOS DE LA DEGOLLADA - NIDOS DE AMETRALLADORA DEL PEDROSU.
Aproximación: Para llegar al área recreativa de La Degollada, usamos una carretera que sale con dirección sur entre las casas de La Reigada (carretera Avilés - Grado), desdoblándose 2,2 kilómetros después, donde aún nos faltan otros dos y medio, por la carretera de la derecha, para llegar al emplazamiento del área de recreo. En este lugar iniciamos la ruta.
Situación: La ruta se desarrolla por los concejos de Las Regueras y Candamo.
Desnivel: 275 m. (Área 480 m / Altos de la Degollada 624 m / Picu Pedrosu 612 m).
Tiempos: Área 35’ Altos de la Degollada 25’ Carretera 30’ área recreativa 30’ Nidos picu Pedrosu 40’ Área.
Tiempo total: 2h 40’.
Altos de La Degollada desde carretera del área recreativa
Picu Pedrosu d. la subida a los Altos de La Degollada
Descripción:
ÁREA RECREATIVA 480 m.
Salimos caminando desde la zona de la caseta-bar por la carretera dirección a La Reigada. El asfaltado va ascendiendo dejando a la izquierda un cierre de madera y a la derecha los últimos bancos y barbacoas.
Según vamos bajando hacia la explanada ya vemos el cortafuego por el que atacaremos la cumbre. Para llegar a su base entramos por el camino que esta junto a la explanada a la derecha hasta estar a la altura y encontrara el sendero bien trazado y señalizado que sube por el cortafuego.
ALTOS DE LA DEGOLLADA 624 m.
Terminada la subida encontramos el primer alto en el que se encuentra el vértice geodésico. Marca éste la altura máxima de los concejos de Las Regueras y Candamo.
Merece la pena sentarse a ver las panorámicas formadas por Landrio, Llinar, Matiella y El Pedroso que conforman el círculo principal de cumbres en los alrededores.
Si el día está mínimamente despejado podremos contemplar con claridad el Naranco y la sierra del Aramo con el Monsacro y la Mostayal en primer plano.
Continuamos dirección noreste, para recorrer la totalidad de la línea cumbrera. En la última cota del cumbral vemos una torre circular de piedras, bien construida y de grandes dimensiones. A su lado hay restos de un espacio utilizado durante la Guerra Civil.
Queda aprovechar la pista reciente del parque eólico más oriental de Asturias para bajar hasta la carretera que da acceso al área.
CARRETERA 535 m.
Estamos a casi dos kilómetros del área siguiendo de nuevo a la izquierda en la carretera.
Al llegar al área recreativa nos metemos en su interior.
ÁREA RECREATIVA 480 m.
Unos ochenta metros después de entrar en el área, la pista se reparte junto a una piedra con la insignia del Principado y la inscripción de la Conserjería de Medio Ambiente la cual construyó este lugar de descanso en el año 1988.
Tiramos por la izquierda para salir a la circunvalación superior del área. De frente vemos una pista ancha que continua por la falda del pico Pedrosu a la que nos metemos para configurar un perímetro del pico a media ladera por cómodo camino que nos devolvería 360º más tarde al mismo sito donde estamos.
Tras cinco minutos de camino, encontramos una pista hacia la derecha que asciende a la parte superior del pico Pedrosu, perteneciente en su totalidad al concejo de Candamo.
La pista sube por un lado y desciende de frente por el otro hasta encontrar la misma pista perimetral.
En la parte alta (605 m. aprox, sin pasar por la cumbre) encontramos la señalización hacia los nidos de ametralladora I y II así como otros elementos históricos de la Guerra Civil, bien señalizados y explicados en paneles.
Durante la bajada por la otra vertiente encontramos la señalización hacia el nido III. Llegamos a la pista perimetral, tiramos hacia la derecha y llegamos de nuevo al área recreativa. Fin de ruta.
Nido de ametralladora I

Interior del nido II

Entrada al nido III
SOBRE LA GUERRA CIVIL Y NIDOS DE AMETRALLADORA
Al inicio de la guerra, los dos bandos disponían en Asturias de la ametralladora reglamentaria Hotchkiss del Ejercito Español, construida en la Fábrica de Armas de Oviedo. Aunque recibirían modelos extranjeros, siguió empleándose hasta el final de la guerra.
La ametralladora la atendían tres hombres: uno hacía fuego, otro recargaba y vigilaba el recalentamiento de la pieza y un tercero la abastecía de munición. A máxima cadencia disparaba 600 balas por minuto con un alcance de unos 2000 metros.
La infantería que defendía la zona del Nalón disponía demás de de fusiles ametralladores que completaban el fuego de las anteriores y permitían más movilidad y ligereza, alternándose por los pozos de tirador de las trincheras.
El interior del nido era muy seguro pues las paredes de hormigón aguantaban perfectamente los impactos de la artillería y la aviación. El único peligro era un asalto a la posición, pues a corta distancia la ametralladora dejaba ángulos muertos. Por ello este tipo de construcciones se alternaba con trincheras de combate y pozos de tirador que apoyaban su defensa. Además los nidos se ubicaban sobre el terreno de forma que entre ellos podían cruzar fuego y defenderse mutuamente.

1 comentario:

  1. Una zona que tengo en la carpeta de pendientes desde hace tiempo. Se me apetece arrimar a conocer esos restos de la guerra civil, además que la sierra también ofrece buenas panorámicas.
    Un saludo

    ResponderEliminar