26 sept. 2012

La Patana

Patana desde la collada Cadavales

RUTA: AZORERA (curva cerrada anterior) - LOS CADAVALES - LA PATANA (Sierra de la Cabra).
PUNTO DE PARTIDA: Curva cerrada anterior al pueblo de Azorera.
Dejamos la carretera AS-15 que va junto al embalse de La Barca y tomamos la AS-310. Encontramos a 2 Kms. el pueblo de Tuña (pueblo ejemplar de Asturias año 2000). Pasada la plaza del Riego situada en el centro del lugar, buscamos la primera salida por la izquierda hacia el río, atravesando un puente. Este itinerario pasa por Puentecastro y, a su salida, encuentra una bifurcación en la que seguiremos por la izquierda hacia Genestaza y Azorera (Tuña - Genestaza 9 Kms / Genestaza - Azorera 2,5 Kms).
LOCALIZACIÓN: La ruta discurre por el concejo de Tineo hasta Los Cadavales, donde pasamos al concejo de concejo de Cangas de Narcea y posteriormente, en la collada Cadavales, enlazamos con el de Somiedo. La cumbre de La Patana es el entronque de Tineo con Somiedo.
DESNIVEL: 756 m. (Azorera, curva cerrada anterior 770 m / La Patana 1526 m)
TIEMPOS PARCIALES: Curva cerrada anterior a Azorera 1h 30’  Laguna Cadavales 25’ Collado Cadavales 35’ La Patana 1h 40’ Cuerva Azorera.
TIEMPO TOTAL: 4h 10’.
Bajando el valle de Genestaza
DESCRIPCIÓN: Antes de llegar al pueblo de Azorera, existe una curva que cambia el sentido de la marcha y se eleva hasta la plazuela del pequeño pueblo tinetense. Es una curva a la derecha que incluye dos giros cercanos. El primero de ellos, menos cerrado, deja a la izquierda una pista amplia que entra hacia abajo, acercándose al río, es el que iniciará nuestra ruta; el segundo, unos treinta metros más arriba y algo más cerrado, deja otra pista a la izquierda que facilita la subida a la majada de Azorerina, estando esta salida situada al lado de la portilla de un prado.
Volviendo al punto de inicio, la ancha pista entra hacia abajo y comienza un recorrido referenciado al río Genestaza que nos llevará hasta la zona de Los Cadavales donde el valle se abre y nos da a elegir entre varias posibilidades.
El primer tramo de pista llega a cruzar el río por un puente y avanza con piso empedrado por la izquierda del cauce. Dejamos atrás algunos ramales, a la izquierda, que tendremos que soslayar, ya que la referencia es siempre caminar lo más cerca posible del río que llegaremos a cruzar de nuevo a más de media hora de la salida.
La pista se convierte en sendero por  momentos y llegamos a unas amplias praderías, un zig-zag posterior gana altura cerca de los restos de la braña La Estaca y se acerca a la encrucijada de pistas que propone la imagen de una pequeña laguna situada a la salida del valle. Por nuestra derecha, una pista en aparente buen estado, baja hasta el pueblo de Ridera (Cangas de Narcea); de frente, por encima de la laguna, vemos la salida de otra pista; y por la izquierda, casi en dirección a la cumbre que nos interesa y de la cual vemos la torreta de la cumbre, seguimos por una tercera pista que se bifurca a los cincuenta metros. Omitimos la opción  transversal izquierda y continuamos de frente por la derecha que nos llevará hasta el collado Cadavales (1348m), desde el cual damos vista al somedano valle del río Pigüeña.
Hacia la izquierda (N), la pista sigue a lomos del cumbral y termina en la cumbre de La Patana, dominada por una gran torre de telecomunicaciones. Techo de Tineo.
La vuelta, hasta el punto de inicio de la ruta, la realizaremos por el mismo itinerario.


FANA DE GENESTAZA
La palabra “fana”, en el Diccionario General de la Lengua Asturiana, aparece con varios significados: Terreno muy pendiente / Precipicio de una peña de donde, una vez dentro, es difícil salir / Terreno proclive a los desprendimientos / Gran desprendimiento de tierras / Desprendimiento de tierra o desmoronamiento de una pared / Removimiento de una montaña desde su base a la cumbre / Porción de tierra y piedras que se desprende y cae de algún sitio pendiente / hueco que dejan las piedras y la tierra que se desprende de un sitio pendiente, etc. Un vistazo a la fana de Genestaza y ...sobran las definiciones.
Al pasar con el coche por encima del colgado pueblo de Genestaza, nos encontramos con que la carretera atraviesa un arroyo de piedras, la mirada hacia el monte sorprende indiscutiblemente con un fenómeno geológico poco habitual en nuestro paisaje. La montaña se va derrumbando por un arroyo de grandes cuarcitas blancas que se interrumpe en aquellos escasos metros que dejan el paso hacia el pueblo de La Azorera.
La primera documentación sobre este fenómeno data del siglo XVIII. En 1858, Guillermo Shulz (1800-1877), figura más destacada de la geología asturiana en la primera mitad del siglo XIX, hablaba de la fana de Genestaza como la mayor de Arturias en su trabajo “Descripción geológica de la provincia de Oviedo”.
El pueblo conserva en la memoria grandes deslizamientos como los de 1963 y 1993. El viernes 30 de junio del 2002, el “volcán” blanco volvió a vomitar enérgicamente, dejando grandes piedras a pocos metros de algunas de las casas del pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario