17 may. 2014

Abrigos de Fresneu (Teverga)


Los abrigos de Fresneu albergan pinturas rupestres de la Edad de Bronce, 1700 a 1300 a. C.
Más de medio centenar de figuras que varían desde el esquematismo hasta figuras de cariz naturalista repartidos entre cuatro abrigos (Cochantoria, Paso, Ganau y Trechacueva) y la cueva del Ganau.
Fueron descubiertos en el año 1968 por un pastor de la zona y estudiados en 1971.


Parte baja de la ruta desde el pueblo de Fresnedo

Abrigo del Paso

Desde el abrigo del Paso, acceso a los otros dos abrigos

Aproximación: AS-228 San Martín a puerto de Ventana, hasta cerca de Cueva Huerta.
Carretera local hacia el pueblo de Fresnedo.
Tras la primera curva, encontramos un área recreativa y un aparcamiento. Punto de salida.
Localización: Teverga
Desnivel aprox: 300 m.
Tiempos parciales aproximados: Aparcamiento 20’ Cruce a Cochantoria 5’ Abrigo Cochantoria 40’ Abrigo del Paso 10’ Abrigo y cueva del Ganau 15’ Abrigo de Trechacueva 1h 20’ Aparcamiento (Bajando en circuito desde el cruce y pasando por el pueblo de Fresnedo).
                                  
Notas: Es muy importante en esta ruta, estar muy pendiente de la señalización amarilla/blanca del sendero de pequeño recorrido (PR-AS 158). Si no la vemos, estamos yendo mal.
No hay que fiarse al cien por cien de las señales verticales. Pueden estar movidas.
Si el terreno está mojado, la bajada al abrigo de Cochantoria puede resultar peligrosa. En seco no hay problema.
En general, el paisaje es sobrecogedor, pero la ruta no presenta ninguna dificultad salvo la que conlleva el terreno calizo y escarpado.

Descripción:
Salimos del aparcamiento hasta la siguiente curva, donde se encuentra señalizada la salida de la ruta.
Pasamos al lado de un árbol solitario.
Llegamos al cruce de la bajada al abrigo de Cochantoria. La tajadura de la caliza lo marca.
Ladera hacia arriba encontramos otro árbol solitario y pronto el cruce de la bajada alternativa hasta el pueblo de Fresnedo.
Cogemos la falda del crestón de caliza hacia la derecha en travesía.
Pasados dos grandes árboles secos, hay que bajar para salvar por la parte de abajo un gran paredón.
Buena senda, somier cerrando el camino. Pasado el crestón, llegamos a ver a la izquierda el abrigo del Paso.
Frente al abrigo del Paso, al otro lado, un poco más arriba se ve una cuerda que marca la entrada al abrigo del Ganau. Justo, detrás del abrigo está la cueva.
Tras salir al mismo lugar y dar vista al abrigo del Paso de nuevo, subimos hacia arriba de frente y buscamos las marcas que nos orientan hacia la situación del abrigo de Trechacueva.
La vuelta se puede hacer bajando por el mismo itinerario o siguiendo desde el cruce de frente tirando un poco hacia arriba según indican las marcas (importante no perderlas en ningún momento). Salimos al camino de Los Fuexos ya muy cerca el pueblo.


Abrigo de La Cochantoria

Abrigo del Paso

Abrigo del Ganau

Abrigo de Trechacueva

6 comentarios:

  1. Esa ruta ando dejándola por si la hago con la cría algún día. La verdad es que le tengo ganas. Tiene buena pinta.
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Es una ruta muy prestosa para llevar a críos. Con un poco de cuidado. Yo también la repetiré en plan familiar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. cheap chanel handbags Outlet
    Hello there! This blog post could not be written any better!
    Going through this article reminds me of my previous roommate!
    He continually kept preaching about this. I will send this post to him.
    Pretty sure he'll have a good read. I appreciate you for sharing!

    ResponderEliminar
  4. Thanks. From where did you write this words?

    ResponderEliminar
  5. Hi tɦегe! Would you mind if I shɑre your blog with my facebook group?
    There'ѕ a llot of peoplе thаt I think
    would гeally enjoy your contеnt. Please let me know.
    Many thanks

    My blog post - mophie case

    ResponderEliminar
  6. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    plantararboles.blogspot.com.es
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar