11 may. 2010

Corao - Cruz de Priena - Covadonga


Ruta: CORAO - CRUZ DE PRIENA - COVADONGA (Travesía)
Localización: Cangas de Onís.
Punto de partida: Pueblo de Corao, situado en la carretera AS-114 a pocos kilómetros de Cangas de Onís. Se encuentra dirección Cabrales, ya pasado Soto de Cangas y el cruce hacia Covadonga.
Desnivel total: 632 m de ascensión (Corao 90 m / Cruz de Priena 722 m). 517 m de descenso hasta Covadonga.
Tiempo total: 3h 5’.
Tiempos: Corao 15’ Iglesia de Abamia 40’ La Canal 20’ Les Fuentines 50’ Cruz de Prieta 1h Covadonga.
Descripción:
CORAO 90 m.
Dejamos el recinto ferial a nuestra izquierda y atravesamos el puente con dirección a Abamia. La iglesia aparece ante nuestra mirada ya dejado atrás un primer tramo corto y de buen piso.
Santa Eulalia de Abamia (179 m) data de los siglos XIII y XIX, es de estilo protogótico construida sobre otra edificación anterior. El Rey Pelayo y su esposa Gaudiosa fueron enterrados en ella hasta su posterior traslado a Covadonga, se puede decir que fue el primer cementerio real de España cristiana.
El camino continua ascendiendo hasta las cercanas casas de Cuetu Abamia.
CUETU ABAMIA 250 m.
Sin perder nuestro rumbo, a la salida del pueblo continuamos por un camino que nos lleva hasta la zona donde vemos por primera vez la silueta del pico Cruz de Prieta. Al salir a este rellano se incorpora, por la izquierda, la carretera que asciende desde el pueblo de Teleña. Hay algunas incorporaciones más. Seguimos de frente, sin pérdida.
Más adelante llegamos hasta un par de cuadras y el camino se bifurca, seguimos por la derecha y pronto llegamos a las casas y cuadras de la braña La Canal.
BRAÑA LA CANAL 350 m 3 Kms.
El camino se retuerce y sube hasta las cuadras de la braña Les Fuentines. A la salida, tenemos por la derecha una posiblilidad de ascensión a Priena por Andoreñu y su ladera noroeste. Nosotros seguimos por la izquierda para recorrer toda la falda oriental de la peña y tomar en la próxima disyuntiva la opción más alta que nos conduce por sedero de montaña hasta el collado Paseru, al sur de la cumbre.
Ladera arriba, rumbo noroeste nos vamos acercando a la cruz. Conectamos antes de la cumbre con el camino que sube desde Covadonga por Cuesta Ginés. Un par de revueltas y aparecen las vistas espectaculares del lugar de Covadonga escoltado por Orandi y Peñalva.
CRUZ DE PRIENA 722 m.
El descenso por Cuesta Ginés se hace saliendo de la cumbre por la misma senda que habíamos llegado, senda que ya no dejaremos hasta salir a la carretera cerca de Covadonga. Descenso espectacular, sin problema ni pérdida posible.
COVADONGA 205 m. Fin de travesía.
Fotos: Subida por braña La Canal y bajada por Cuesta Ginés hacia Covadonga.

SANTA EULALIA DE ABAMIA
Según cuenta la tradición, Santa Eulalia de Abamia fue fundada o reedificada por el Rey Don Pelayo en el s. VIII que eligió este lugar para ser enterrado tras su muerte en el año 737 junto a su esposa Gaudiosa. En tiempos de Alfonso X El Sabio (s. XIII) los cuerpos se trasladaron al santuario de Covadonga, pero han quedado en Abamia la memoria y la tradición de ser el primer panteón real de la España cristiana.
El lugar ya se consideraba sagrado desde antiguo como atestiguan los tejos centenarios (árboles sagrados para los satures) y los túmulos funerarios precristianos hallados y ya excavados desde el s. XIX (Una piedra dolmen se custodia en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid).
Por su significado histórico, la iglesia sufrió continuas reformas y ampliaciones, la más importante en época románica (s. XII) y gótica (s. XII - XIV). Finalmente, y tras numerosos avatares fue abandonada por peligro de ruina en 1904, trasladando el culto a Corao y comenzando a desmoronarse en 1906. Hay que esperar hasta 1977 para que se restaure la bóveda hundida.
En su interior, además de las laudas sepulcrales de Pelayo y esposa, se conservan pinturas murales con escenas bíblicas. El desaparecido retablo del altar mayor estaba coronado por una interesante recreación de la Batalla de Covadonga.
A los pies de la iglesia se encuentran depositados los restos de Don Roberto Frassinelli y Burnitz ”Alemán de Corao” (autor de la restauración de Covadonga a finales del s. XIX) que murió en esta localidad en 1887 y fue enterrado en este cementerio. Sus restos fueron trasladados al interior de la iglesia en el año 1977 cuando se llevó a cabo su restauración.
La portada sur, probablemente del s. XII, narra de forma simplificada el Juicio Final: en la arquivolta de la izquierda, la apertura de los sepulcros y la resurrección de los muertos, y en la zona derecha los suplicios de los condenados al fuego eterno. En el capitel-imposta de la derecha un condenado es arrastrado por los pelos por un demonio, escena que la mentalidad popular ha identificado tradicionalmente con la condena del traidor Don Oppas (Obispo que intentó convencer a Pelayo para que se rindiese ante el ejército musulmán).
La iglesia fue declarada Monumento Nacional en 1962 por su significado histórico.

1 comentario:

  1. No hace ni un mes (bueno, lo mismo si lo hace) que subi a la Cruz de Priena. No lo conocía y me sorprendió muy, pero que muy gratamente. Un pico precioso con unas vistas increibles. Guapa variante esa desde Corao.
    Un saludo

    ResponderEliminar