29 mar. 2010

Las brañas

Hay algo que en Somiedo llama la atención al visitante por su belleza, su espectacularidad y su sintonía con el paisaje: son las brañas. En ellas se postula el desarrollo de una subsistencia difícil y se venera un preciado símbolo cultural.
Fueron una herramienta necesaria para llegar a aprovechar y rentabilizar terrenos comunales, en zonas de nadie. La derivación de una forma de vida trashumante como fue la de los vaqueiros de alzada.
Adolfo García Martínez sentencia una resolución sobre abundantes hipótesis relacionando la palabra braña con brano (verano) ya que es esta la época del año más activa en las brañas de altura. En concejos más bajos, la denominación de brañas pertenecientes a los vaqueiros de alzada se justifica en que éstas antes eran brañas de verano de agricultores y ganaderos no vaqueiros.
El mismo autor en su trabajo sobre las brañas somedanas, clasifica las brañas en tres tipos: estivales, equinocciales (primavera-otoño) y brañas-pueblo.
BRAÑAS ESTIVALES
Son las que se localizan a más altura con construcciones circulares de pequeñas dimensiones, lo mínimo para refugio del brañeiro y guardar algún ternero. Las bóvedas se cierran con piedra siendo luego cubierta por tapinos o escoba.
El terreno de los alrededores no está delimitado y no se recoge yerba seca así que se explotan durante el verano.
BRAÑAS EQUINOCIALES (PRIMAVERA-OTOÑO)
En Somiedo se conservan muchas y en mejor estado que las estivales. En ellas se encuentran fuentes, olleras (para conservar y enfriar la leche) y abrevaderos. Las construcciones, teitos, son de mayor tamaño, rectangulares y con techo de escoba o teja; y los pastos cercanos se deslindan con buenos cierres.
Los caminos de acceso son rodados, se usan habitualmente por carros y tractores. La explotación de estas brañas se realiza principalmente en primavera y otoño ya que se recoge hierba seca y no es tan crítico el estado del tiempo.
BRAÑA-PUEBLO
Se encuentran asentadas en las mejores vías de comunicación, posee construcciones multifuncionales y se habitan durante nueve meses al año. En estos lugares ya existen los huertos e incluso se riegan algunos prados.
Los habitantes de estas brañas, en invierno, no bajan a los pueblos de Somiedo sino que trashuman a otros concejos como Belmonte, Salas, Valdés, etc. y dejan al cuidado del lugar al vecindeiru.
























Fotos: Braña de Sousas / La Pornacal / La Peral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario